Amoxicilina de larga acción como tratamiento de elección para enfermedades de los terneros

Ya sea que los terneros fuesen criados como reemplazos para hatos lecheros o para producción de carne, es esencial que tengan un buen inicio en su crianza. Los terneros con pesos subnormales, debido a una mala alimentación o porque sufrieron de alguna enfermedad antes de los tres meses de edad, tienden a retrasarse a través de todo el período de crecimiento (Allen, 2004).

La observación frecuente de los terneros proporciona la evidencia más directa del éxito de una crianza saludable. Muchas enfermedades pueden ser detectadas durante la examinación diaria de los terneros. Las principales enfermedades que hallaremos en este grupo etario son las neumonías, las diarreas, las infecciones articulares y la onfalitis (Bazeley, 2015).

Por los motivos anteriores, la elección de un buen antibiótico es muy importante. Los antibióticos son fármacos que destruyen o inhiben el desarrollo de las bacterias. Pueden ser utilizados terapéuticamente para el tratamiento de los casos clínicos, profilácticamente para el tratamiento antes que un grupo esté en riesgo, y metafilácticamente para el tratamiento después de la exposición a los patógenos. El antibiótico de elección debe ser muy efectivo reduciendo la duración de la infección, reduciendo el malestar de la enfermedad, limitando la diseminación de la misma y disminuyendo la severidad de los signos clínicos que se presenten (Cockcroft, 2015). El éxito de un tratamiento antibiótico también dependerá de la correcta identificación del agente causal, de la penetración del antibiótico en el sitio de infección, la resistencia de las bacterias al antibiótico, la dosis, la ruta de administración, la duración de la terapia, el espectro de actividad del fármaco, y también de los costos que implica el tratamiento (Andrews, 2004). Por lo tanto, es necesario elegir un antibiótico que sea rápidamente efectivo y de amplio espectro cuando se trata del bienestar de los terneros.

En este caso, la amoxicilina, un antibiótico utilizado en un amplio rango de especies, no debe faltar en el botiquín veterinario cuando se tiene crianza de terneros y bovinos adultos. Como otras penicilinas, la amoxicilina es un antibiótico bactericida que actúa inhibiendo la síntesis de la pared bacteriana. El mecanismo exacto para este efecto no ha sido completamente dilucidado, pero los antibióticos betalactámicos han demostrado unirse a varias enzimas como las carboxipeptidasas, transpeptidasas o endopeptidasas -dentro de la membrana citoplasmática bacteriana- que están involucradas con la síntesis de la pared celular. La inadecuada formación de la pared bacteriana produce un desequilibrio osmótico que afecta especialmente a las bacterias en fase de crecimiento, lo que conduce a la lisis de la célula bacteriana (Plumb, 2011).

La amoxicilina se encuentra principalmente comercializada en su forma trihidratada, y tiene una buena efectividad contra bacterias gramnegativas y grampositivas. Es utilizada ampliamente en medicina veterinaria para el tratamiento y prevención de infecciones respiratorias, gastrointestinales, urinarias y cutáneas. En terneros pre rumiantes es utilizado para el tratamiento de enteritis bacteriana debido a E. coli, y para el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio debido a Pasteurella multocida, Mannheimia haemolytica, Haemophilus spp., Streptococcus spp., y Staphylococcus spp. (Ramos et al., 2012). La figura 1 nos muestra las bacterias que son altamente sensibles a amoxicilina en las enfermedades más comunes de los terneros, y el cuadro 1 indica las principales enfermedades en las cuales amoxicilina generalmente es el antibiótico de elección para el tratamiento de dichos procesos en bovinos.

Cuadro 1. Principales enfermedades de terneros y bovinos adultos cuyo tratamiento de elección es el antibiótico amoxicilina.

Por otra parte, las presentaciones de antibióticos de larga acción proporcionan concentraciones sostenidas en el sitio de infección. Tales preparaciones son particularmente importantes en bovinos, debido a la conveniencia de una sola inyección para disminuir el estrés en los animales. Las preparaciones de larga acción son diseñadas para tener una absorción retardada, y por lo tanto, mantener concentraciones efectivas del fármaco por un período extenso (Baggot y Giguère, 2013). Entre las ventajas que se obtienen de utilizar un antibiótico de larga acción, se pueden incluir la disminución del tiempo de manejo y estrés que produce el dolor de la inyección en los animales, disminución de la mano de obra para realizar dicho manejo, menor uso de recursos (agujas, jeringas, algodón, desinfectante); y por ende, disminución de los costos, disminución de lesiones o abscesos por aplicaciones defectuosas, y la diseminación de enfermedades por el uso de agujas contaminadas (Cockcroft, 2015).

Se han realizado diversos estudios sobre el uso de amoxicilina de larga acción en bovinos. Constable (2004) recomienda el uso de parenteral de amoxicilina de larga acción para tratar terneros con diarrea o con enfermedades sistémicas, y Andrews (2004) ha reportado una buena penetración de estas preparaciones de amoxicilina en los tejidos oculares, tejido blando, óseo, bilis y peritoneo. Además, en base a estudios realizados en otros antibióticos que pueden formularse para larga acción como la oxitetraciclina, se determinó que la región del cuello para las inyecciones intramusculares de estas formulaciones proporciona una mejor absorción en bovinos. La mejor absorción del antibiótico podría atribuirse a un mayor acceso del fármaco a superficies más grandes y tal vez con mayor flujo sanguíneo (Baggot y Giguère, 2013).

En el caso de los terneros, también se ha demostrado que la edad y el peso corporal influyen en la disponibilidad sistémica relativa, ya que cuando la misma formulación de amoxicilina trihidrato de larga acción se administró en animales más pequeños como gorrinos, perros y gatos adultos, estos mostraron un temprano pico alto de concentración que disminuyó rápidamente; mientras que en animales más grandes y jóvenes como terneros y potrillos, amoxicilina en la misma formulación mostró una concentración plasmática relativamente más constante con un pico no tan alto, pero de duración más prolongada (Andrews, 2004).

En conclusión, las formulaciones de amoxicilina de larga acción son ideales para el tratamiento de enfermedades infecciosas en animales jóvenes y de tamaño grande como los terneros, confiriendo ventajas como excelente biodisponibilidad y duración prolongada, y excelente espectro de acción frente a las bacterias más comunes de los bovinos. En cuestiones de manejo, las formulaciones con larga acción permiten ahorrar recursos y diseminar enfermedades.

BIOAMOX L.A. está indicado para el tratamiento y control de las infecciones asociadas o causadas por bacterias susceptibles a la amoxicilina en bovinos, equinos, ovinos, caprinos, camélidos sudamericanos, porcinos, caninos y felinos. Posee excelente actividad contra enfermedades respiratorias causadas por Pasteurella spp., Streptococcus spp., Mannheimia haemolytica, Haemophilus somnus y Actinobacillus pleuropneumoniae. También, está indicado en infecciones gastrointestinales causadas por Escherichia coli, Salmonella spp., Shiguella spp. y Clostridium spp. Se recomienda en infecciones uterinas por bacterias como Staphylococcus spp., Streptococcus spp. y Trueperella pyogenes. En animales adultos se recomienda en problemas de mastitis causadas por Staphylococcus aureus y Streptococcus agalatiae, en enteritis bacteriana causada por E. coli y Klebsiella spp. Asimismo, es un antibiótico efectivo en el tratamiento de las pododermatitis infecciosas causadas por Fusobacterium necrophorum y Bacteroides melaninogenicus.

Componentes
1. Amoxicilina de larga acción como trihidrato: inhibe los procesos bioquímicos de la síntesis de la pared bacteriana mediante un bloqueo selectivo e irreversible de diversas enzimas implicadas en tales procesos, principalmente las transpeptidasas, endopeptidasas y carboxipeptidasas. La inadecuada formación de la pared bacteriana produce un desequilibrio osmótico que afecta especialmente a las bacterias en fase de crecimiento, lo que conduce a la lisis de la célula bacteriana.

Vía de administración y dosis
BIOAMOX L.A. se administra en vía intramuscular profunda con una dosis terapéutica de 15 mg/kg de peso vivo, lo que corresponde a una dosis práctica de 1 mL del producto por cada 10 kg de peso vivo. Se recomienda una sola dosis de tratamiento, y sólo en caso de ser necesario, repetir una dosis final a las 48 horas; según indicación del médico veterinario tratante.

M.V. Lucia Villarreal.
Área Técnica
Laboratorios Biomont